martes, 8 de marzo de 2016

La biblioteca de la Residencia de Señoritas

Por la Biblioteca del Museo de Zamora


A finales del pasado mes de noviembre el museo prestó la obra de Delhy Tejero "Mussia" para formar parte de la exposición "Mujeres en vanguardia : la residencia de señoritas en su centenario (1915-1936)" organizada por la Fundación Residencia de Estudiantes. (Residencia de Estudiantes. Pabellón Transatlántico. C/ Pinar, 23. 28006 Madrid. Prorrogada hasta el 16 de mayo de 2016)

Desde la fundación nos enviaron el catálogo de la muestra.

Portada de la publicación, disponible en la biblioteca del Museo de Zamora


Biblioteca de la Residencia de Señoritas


La Residencia de Señoritas fue el primer centro oficial destinado a fomentar la enseñanza universitaria para mujeres en España, desde 1915 hasta 1936.

"La Residencia de Señoritas no se basó en una hecho, sino en una suposición. No era, pues, un negocio que se montase para aprovechar las circunstancias favorables. Era un sacrificio que hacía la Junta para Ampliación de Estudios para animar a las mujeres españolas a seguir el camino que habían iniciado las de otros países", declaró en una entrevista María de Maeztu, directora de la institución.

Estaba destinada a jóvenes que siguieran estudios o preparasen su ingreso en las facultades universitarias, en la Escuela superior de Magisterio, en el Conservatorio Nacional de Música... y las que privadamente se dedicasen al estudios de bibliotecas, laboratorios, archivos... , así como a aquellas mujeres que quisieran adquirir un complemento de cultura "sin aspirar a un reconocimiento oficial de estudios". 


Como en cualquier centro de estudios, la Residencia contaba con una biblioteca. En 1928 se unieron sus fondos con los del International Institute for Girls in Spain. Atendida por cinco bibliotecarias, y con alrededor de 14000 volúmenes fue dirigida al principio por la americana Mauda Polley, quien organizó las primeras clases de biblioteconomía. A partir de 1931 la directora fue Enriqueta Martín, que organizó los estudios bibliotecarios tanto para las residentes como para las alumnas externas. De estas clases surgió la Asociación Libros, que publicó una revista con el mismo nombre.

Socialmente la profesión bibliotecaria en sus comienzos estuvo ligada a la mujer, si bien hoy día esto no es así. Por ello nos viene genial esta publicación para comentarla hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada